LA ECLIPTICA Y LAS DECLINACIONES DE LOS PLANETAS

El tema del que hablaremos en las siguientes líneas, no es precisamente la parte de la Astrología mayormente conocida. Mas bien se trata de un cúmulo de datos y conceptos enfocados mas hacia lo técnico que a lo espiritual, pero no por eso deja de ser importante para la interpretación de la carta de algún individuo. De hecho, el saber aplicar de manera correcta este tipo de detalles, nos ampliará la visión y por ende muchos mas elementos de juicio para poder dar una interpretación mucho más precisa y clara. Constantemente se satanizaba a los astrólogos por el hecho de que sus interpretaciones suelen ser ambiguas o que tienden a ser muy generalizadas. En realidad, la ciencia astrológica cuenta con las herramientas necesarias para poder ejercerla de modo adecuado y con un alto grado de precisión. De ahí que para poder ser un buen astrólogo se requieren años de estudio y esfuerzo constante pues en realidad, ésta, es una ciencia bastante extensa pero a la vez muy interesante.

Lo primero que hay que comprender es lo que la Eclíptica representa así como su origen, función y situación física dentro del sistema del planeta Tierra. En principio, sabemos que la tierra tiene un eje rotatorio, que gracias a él, la tierra puede girar, y hacer posible que haya noche y día. Por otro lado, muchas personas nos hablan de algo llamado Bóveda Celeste. Pues bien, si el eje terrestre comienza en el polo Norte y termina en el Polo Sur, si prolongamos esta línea fuera de la atmósfera de la tierra, a determinada distancia tendremos también el principio y el fin de lo que se denomina como polos celestes. Aparentemente, estamos hablando de que bajo esta premisa, la tierra sería el centro aparente de nuestro sistema solar. Aunque sabemos que esto no es cierto, para la Astrología es muy importante el uso de esta técnica y concepto puesto que en el momento de elaborar un mapa astrológico, tomamos como centro de las cosas la situación geográfica del acontecimiento en lugar de hacerlo desde el Sol, luminaria principal de nuestro sistema.

Actualmente la inclinación del eje tanto terrestre como celeste es de mas o menos 23° 27´ con respecto al ecuador terrestre. Como se ha dicho, el Sol, se mueve entonces por la eclíptica mientras que los demás planetas puede que transiten, unos al norte de la órbita solar, como otros, se pueden mover al sur. Viéndolo desde la perspectiva geográfica es como si el Sol se moviera exactamente a la altura de el Ecuador es decir a 0° y los demás planetas ya sea al norte o al sur. Ahora si trazamos una línea tanto al norte como al sur de la órbita del Sol, mas o menos a una distancia de 30 grados celestes, entonces tendremos un cinturón dentro del cual los planetas se mueven. A éste cinturón, los astrólogos lo llaman Zodíaco. El principio de este, tiene como punto de referencia, el momento en el que el Sol, moviéndose dentro de su órbita, llega al equinoccio de primavera es decir en el grado cero de Aries. En consecuencia no se debe confundir a las constelaciones o agrupaciones de estrellas que tienen el nombre de los signos con el Zodíaco propio de la esfera terrestre. Entre los astrólogos eminentes, se suele llamar a este, Zodíaco Natural que es el de las constelaciones y que posee una connotación macrocósmica, es decir que esto no solo afecta a la tierra sino a una porción de nuestra galaxia. Y por otro lado está el Zodíaco Intelectual que tiene influencia microcósmica solamente. En astrología evidentemente se utiliza el intelectual pues este nos influencia de modo más directo a los seres que habitamos en el planeta tierra. En realidad, para una mayor comprensión de esto, el Zodíaco es solamente una división imaginaria para poder ubicar los acontecimientos e influencias que recibimos de los planetas.

Ahora, ¿Qué es una declinación? Bueno, para esto, tenemos que imaginar de nueva cuenta a la tierra junto con los puntos que la delimitan. Es decir, los polos y el ecuador. Como apuntamos arriba, si prolongamos el eje terrestre, tendremos en determinado momento tanto el Polo Norte como el Polo Sur Celeste. Desde luego estas magnitudes son inmensamente más grandes que las terrestres. Ahora, como en la tierra, la esfera celeste esta dividida en algo similar a los paralelos y meridianos terrestres. Si en la tierra se toma al meridiano de Greenwich como comienzo, en la eclíptica analógicamente será el punto vernal o el grado cero de Aries el que defina el punto de inicio. Astrológicamente, a esta magnitud se le denomina como declinación en lugar de latitud. Y en lo que respecta a los paralelos (desde la perspectiva terrestre) en astrología a esto se le llama Ascensión Recta en lugar de longitud. Tanto la Declinación como la Ascensión Recta, se expresan en medidas de arco, pero específicamente para la Ascensión Recta se le agregara el signo zodiacal en donde se encuentre algún planeta.

Ahora, este es uno de los puntos más importantes donde la Astrología se desempeña y es el horizonte aparente desde nuestra situación física. Si nos imaginamos en medio de un desierto en donde todo lo que tenemos a la vista es terreno plano, en determinado momento observaremos lo que se denomina como el horizonte. Si lo vemos a escala terrestre, y dibujamos una línea recta a partir de nuestra visión, es como si cortáramos tangencialmente una parte del globo terráqueo. A esto se le llama Horizonte Aparente. Ahora, en este punto es necesario trazar una línea vertical a partir del lugar donde nos encontremos y en cuyos extremos se encontrarán los polos (ojo no los terrestres) a estos polos, se les llama astrológicamente al que esta arriba de nosotros Medio Cielo y al que está de otro lado el Fondo de Cielo (o Imum Coeli). En este punto es muy importante la situación geográfica en la que uno se encuentre pues de ello dependerá la correcta división de las 12 casas de una carta astrológica. Mientras mas al norte o al sur de la tierra nos encontremos, más desiguales serán las casas, es decir, unas mas grandes y otras mas chicas mientras que en la medida en la que nos encontremos más cerca del ecuador terrestre, las casas serán mas proporcionadas entre si. Esto se debe principalmente a la órbita aparente que el Sol describe alrededor de la tierra pues cuando se da el equinoccio de primavera, y el de Otoño, el Sol se encuentra en el ecuador celeste por lo que su luz, es recibida desde el punto medio de la tierra lo que da origen a que los días sean de 12 horas y las noches igual mientras que cuando este se acerca a los solsticios, de igual forma, tanto la noche como el día ven alteradas sus duraciones. En el caso del Verano, los días serán mas prolongados mientras que en invierno lo serán las noches. Cuando el sol está en el ecuador, se dice que carece de declinación y en la medida en que este se aleja del ecuador, adquiere ya sea a norte o al sur analógicamente una declinación positiva o negativa. Lo mismo aplica a todos los demás planetas de nuestro sistema solar. Llegado este punto, si dos planetas se encuentra por así decirlo a 4 grados por encima o debajo del ecuador celeste, se dice que están en paralelo. Si por el contrario, un planeta se encuentra a 6 grados por encima del ecuador y otro a los mismos seis grados pero por debajo del ecuador, se entiende por esto que están en contraparalelo. Desde luego aquí no importa en que signo se encuentren estos planetas. Lo que nos interesa es saber a que distancia desde el ecuador se encuentra cada planeta con el fin de que a la hora de hacer las interpretaciones correspondientes, se tengan mas elementos.

Una vez expuesta la parte técnica del tema, nos abocaremos a las cuestiones de interpretación de estos fenómenos. En primer lugar, si consideráramos a la declinación como aspecto, es decir como si fuera un trígono o una cuadratura, tenemos que la intensidad que esta representa en un tema astrológico es considerado como similar a una conjunción. Si los planetas están en paralelo, generalmente esto se interpretará como de buen augurio siempre y cuando sea entre los planetas benéficos es decir las luminarias y planetas como Venus, y Júpiter. Pero si la relación es dada por los planetas maléficos como el caso de Marte, Plutón, Saturno la influencia será negativa. Si por el contrario los planetas están en contraparalelo, la influencia será negativa y solamente se verá aminorada si es el caso de planetas benéficos. En cuanto a Mercurio, es variable a este respecto, adoptando siempre la naturaleza del planeta con que está en aspecto más fuerte. Por lo tanto obra favorablemente sí esta en declinación con planetas benéficos y desfavorablemente con los maléficos.

Decía Bailey en sus clases privadas a este respecto lo siguiente: Si el Sol o la Luna tienen la misma declinación con respecto a Mercurio, Venus o Júpiter, entonces será favorable. Si la Luna lo está con relación a Marte o Saturno, se considera desfavorable. Lo mismo a la relación entre Marte con Júpiter, Urano y Neptuno. Por otro lado si el Sol lo está con relación a la Luna, Marte, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. La Luna con Urano y Neptuno. Mercurio con Marte, Saturno, Urano y Neptuno. Venus con Marte, Saturno, Urano y Neptuno. Júpiter con Saturno, Urano y Neptuno. Saturno con Urano, Neptuno y Plutón. Y por ultimo Urano con Neptuno y Plutón, son consideradas con de influencia dual puesto que se tendrá que poner mayor énfasis en los aspectos que los afectan ya sea positiva o negativamente.

Cuando un planeta cualquiera excede los 26 grados de declinación, ya sea + o -, se dice que el planeta se vuelve esquizoide, en otras palabras es como si este enloqueciera. En la carta astrológica de alguna persona, principalmente si se trata de la natal, la influencia de este planeta actuará sobre el individuo sin que este pueda hacer algo para remediarlo incluso aunque lo sepa; Ya que frecuentemente actúa en el ámbito subconsciente, donde muchas veces, el individuo ni cuenta se da de esta influencia que se transforma en ciertas actitudes o predisposiciones casi imperceptibles. Esto desaparece, cuando dicho planeta progresa y por ende toma una declinación diferente a la original.

Para concluir, es necesario decir que actualmente muchos astrólogos no toman en cuenta estos detalles a la hora de interpretar un tema astrológico, pero como se pueden dar cuenta, las declinaciones son un punto que no podemos dejar de analizar pues resulta igualmente importante para lograr precisión a la hora de realizar la interpretación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *